• Javier

Las 10 mejores prácticas para mantener un consumo de energía óptimo en tu refrigerador

Actualizado: 11 de dic de 2019

El refrigerador es un equipo indispensable en una casa o departamento, y muchas veces ponemos poca atención al cuidado y funcionamiento de este.


Este equipo es propenso a convertirse en una fuente de pérdida de energía, pero con un par de ajustes, se puede garantizar un funcionamiento correcto y un consumo óptimo por muchos años.


Te presentamos las 10 mejores prácticas para lograrlo:


  1. Mantén la parte trasera de tu refrigerador bien ventilada. El refrigerador ‘saca’ calor de su interior para poderlo manetener frío. Sin embargo, si el refrigerador está ‘encerrado’ no podrá sacar este calor y tendrá que trabajar más para sacarlo, gastando más energía.

  2. Pon el refrigerador en un lugar fresco, lejos de hornos, estufas, y otros equipos que emitan calor. Entre más fresco el lugar dónde se encuentre, más fácil le será sacar el calor.

  3. Mantén el termostato a 4°C para el refrigerador y a -18°C para el congelador. Temperaturas más bajas harán que trabaje innecesariamente tu refrigerador.

  4. Revisa que las puertas sellen bien. Si no sellan bien, se escapará el aire frío de dentro de tu refrigerador y gastará más energía.

  5. Cierra las puertas de tu refrigerador cuando lo uses. Esto evitará que le entre aire caliente de fuera.

  6. Reemplaza tu refrigerador si tiene más de 10 años. Los refrigeradores viejos suelen causar problemas de consumo de electricidad.

  7. No metas alimentos calientes al refrigerador. Espera a que se enfríen a temperatura ambiente para no calentar la parte interna de tu refrigerador.

  8. Limpia periódicamente la parte trasera de tu refrigerador. Si esta acumula polvo, hará que le cueste más trabajo sacar el aire caliente.

  9. Mantenlo ordenado y con los alimentos visibles. Es probable que te des cuenta que no necesitas tanto espacio (o refrigeradores!) para tu comida.

  10. Usa protector de sobrevoltaje. Un protector de sobrevoltaje protege a tu equipo de golpes de voltaje provenientes de la red eléctrica. Estos son baratos, eficientes, fáciles de instalar y te protegerán de tener que llamar a un técnico a repararlo.